Gala ha mantenido consistentemente un margen de competitividad en el campo de la ingeniería arquitectónica desde un punto de vista tecnológico, económico, y de servicio al responder a las necesidades de los clientes de expansión, renovación, eficiencia y ganancia.